Guía para invertir en Oro y Plata - Prólogo por Marco Antonio Regil

 

Amigos, hoy traemos para ustedes el prólogo que escribió Marco Antonio Regil para el libro Guía para invertir en oro y plata.

 

***

 “La primera vez que escuche hablar a Mike fue en un taller de Robert Kiyosaki. Para mí fue muy fácil entender la importan­cia de la información que Mike estaba compartiendo con todos pues simplemente recordé lo que viví cuando era niño.

Crecí en la frontera de México con Estados Unidos. En Tijuana y San Diego se vive uno de los contrastes financieros más fuertes que existen en el mundo. El contraste de un país RICO que se aferra en ser POBRE, con otro que es POBRE pero que financieramente es RICO.

Cuando era niño escuché hablar mucho del “peso” me­xicano. Todo se cotizaba en dólares, comprábamos y vendía­mos en dólares y si alguien quería usar pesos tenía que sacar cuentas con el tipo de cambio que estuvo fijado por muchos años en 12.50 pesos por un dólar.

Recuerdo que cuando estaba en quinto año de primaria ya usábamos pesos, pero la realidad era que aunque pagabas en “moneda nacional” todos los productos y servicios se se­guían cotizando en dólares. Recuerdo la desesperación de mi familia cuando vino la primera gran serie de devaluaciones que llevaron al dólar a 24 pesos, después a 70, 100, 300 y, antes de cumplir 18 años, el dólar ya se cotizaba en más de 1000 pesos.

Es decir que, al igual que millones de niños mexicanos que nacimos a finales de los años sesenta y setenta, nunca expe­rimenté la “estabilidad financiera”. Escuchar hablar de deva­luación, hiperinflación, deuda, desabasto, pérdida del poder adquisitivo y demás términos propios de una gran crisis fueron el pan de cada día y la única realidad que conocí.

Era frustrante vivir en la frontera, viendo una realidad totalmente diferente en la televisión y al cruzar “al otro lado”, no poder disfrutar de ella.

Antes de cumplir 18 años, y debido a un accidente que mi mama sufrió, yo ya era responsable de mantenernos a am­bos. Cansado del transporte público, logré ahorrar 1,000 dó­lares para dar el enganche de mi primer auto usado. Un Ford Fairmont 1979 que prácticamente se quedaba “tirado” a la pri­mera provocación, pero que era mejor que caminar y caminar para después enfrentarme a codazos y empujones con la gen­te para lograr subirme todos los días a un camión urbano.

Recuerdo que cuando me lo entregaron sentí que “lo había logrado”, mi trabajo duro estaba dando frutos. Hice lo que la gente me decía: “Trabaja duro y ahorra”, y así logre reunir 1,000 dólares. Mi deuda era de 1,200 dólares más y tendría que pagar 100 dólares al mes por un año, más los intereses.

Un mes después, la economía mexicana nos volvió a sorprender con una devaluación que llevó al dólar a más de 2,000 pesos. De un día a otro mi deuda se había duplicado y mi salario se había convertido en la mitad, pues al estar en la frontera todo se “ajustó” una vez más al nuevo tipo de cambio.

Vuelvo a recordar esa frustración, esa sensación de impoten­cia, de injusticia. Yo trabajaba duro, era disciplinado y hacía todo lo que estaba en mis manos para ganar más, pero una y otra vez ante cada devaluación, que venía acompañada de más inflación, regresaba al mismo lugar de crisis, limitaciones y angustia. Las reglas del juego eran muy claras: si no tenías dólares, no podías ganar.

Cómo me hubiera gustado haber tenido en mis manos un libro de Robert Kiyosaki. Cómo me hubiera gustado haber conocido a un inversionista profesional que me hablara sobre los ciclos de la economía y las reglas del juego. Alguien que me hubiera abierto los ojos y me mostrara por qué en tiempos de crisis los pobres se vuelven más pobres y los ricos más ricos.

No puedo cambiar mi pasado, pero sí mi presente y mi futuro.

Los países latinoamericanos tienen todos los recursos necesarios para ser inmensamente ricos, pero tenemos que educarnos financieramente. América Latina produce más oro y plata que cualquier otra región en el mundo, pero los latinos no sabemos lo que eso significa. Mientras sólo unos cuantos pri­vilegiados entiendan el significado de este hecho, la pobreza de los latinos se va a repetir una y otra vez y veremos pobres más pobres esperando que algún candidato venga a salvarlos, mientras los ricos se enriquecen más.

Las reglas de antes no sirven para salir adelante en este NUEVO juego, en donde el dólar y todas las monedas del mun­do se devalúan cada día. La única forma de ganar es entender cuál es el VERDADERO dinero y los ciclos de la economía.

Este libro es parte FUNDAMENTAL de nuestra EDU­CACIÓN FINANCIERA, y Mike Maloney nos lleva de la mano y explica en forma clara los secretos que sólo los inversionis­tas profesionales entienden para que podamos acceder al poder del conocimiento y proteger nuestro futuro financiero.”

¡Para adquirir este valioso libro, llama al 01-800 701-4894!
O escríbenos a info@vendedoresperros.com

 

¡Buenas noticias!

Tenemos para ti, un código de descuento especial de Vendedores Perros para invertir en oro y plata.*

*Usted reconoce que invertir en metales preciosos, tiene riesgos y puede no ser adecuado para todos. Usted por lo tanto, deben consultar con sus propios asesores financieros antes de tomar una decisión. El rendimiento pasado no es necesariamente indicativa de resultados futuros. La inversión en metales preciosos a menudo implica un grado de riesgo que los hace inadecuados para ciertos individuos. Usted debe considerar cuidadosamente la idoneidad de los metales preciosos como una opción de inversión personal antes de tomar cualquier decisión que pueda afectar su situación financiera. Vendedores Perros, sus socios y afiliados, no hacen ninguna recomendación, proyecciones, representaciones o garantías con respecto a los precios futuros, o la realización de los metales preciosos. Los metales preciosos no están asegurados por la FDIC y pueden perder valor.

Usted manifiesta y garantiza a Vendedores Perros, sus socios y afiliados que usted tiene suficiente experiencia y conocimientos para tomar decisiones informadas al comprar o vender metales preciosos a OroPlata. Usted reconoce que está tomando sus propias decisiones en relación con las compras o ventas y que no se ha basado en la información disponible a través de la página web de vendedoresperros.com y que Vendedores Perros, sus socios y afiliados, no están haciendo ninguna recomendación con respecto a las compras o ventas. También reconoce que están sujetas a una variedad de riesgos, que los riesgos están más allá del control de Vendedores Perros, sus socios y/o afiliados, y también reconoce que Vendedores Perros, sus socios y afiliados así como OroPlata no es responsable o responsables de dichos riesgos. Estos riesgos incluyen, sin limitación, los riesgos asociados con la volatilidad de los precios de los productos, en particular los metales preciosos. En cierto mercado o de otras condiciones (tales como interrupciones tecnológicas o de otro tipo), no puede ser capaz de liquidar a los productos adquiridos o, liquidar a los productos comprados a precios aceptables para usted.

Además, usted reconoce que no hay ninguna obligación fiduciaria entre usted y Vendedores Perros, sus socios y afiliados.

 

Un comentario

RSS de los comentarios
  1. Saludos Marco Antonio, Gracias por tus buenos consejos. Trabajo para una empresa de servicios en el ramo funerario, y la venta que se hace es por volumen, es decir se logra recaudar un total al mes de 600 afiliaciones. Adicional, tengo el trabajo de renovar, y son hasta mas de 100. A veces no renovo todo, por falta de tiempo, me exigen la meta y la renovacion en un 50%.

    Quiero saber si tienes alguna guia q explique como horganizar tu trabajo , y saber renovar.

    Algunos de mis compañeros se logran ganar el bono por renovar, y yo con 2 años no lo he logrado, tal vez pienso que algunos le dan renovciones de un mismo organismo y logran encontrar al casi la mayor parte del personal, mas sin embargo yo solo tengo zonas mas atractivas, pero dispersas, lo que llamamos aqui, la zona cache. A veces no ocalizo a la mayor parte d e los afiliados, unos renuncian, otros los cambian, otros ni le s funciona el telefono.

    Que puedo hacer.

    Gracias

    By: MIGUEL . Agosto 11, 2012 . 10:51 am

    Reply

Haz un comentario

Código permitido: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>