¿Qué tipo de vendedor perro es un Labrador?

Uno de los favoritos es el Labrador. Este cariñoso amigo peludo hará lo que sea con tal de recibir unas palmaditas. Son capaces de aventarse a un río helado para recuperar el objeto lanzado, jugar en el campo central para el equipo de béisbol de tu hijo y sí, se ha dicho que hasta pueden sacar una cerveza del refrigerador.

Son el tipo de vendedor con una gran sonrisa y eterno optimismo, esperando que su prospecto lo llegue a amar.

Ellos conquistan a sus clientes tratando de complacerlos, irán tras lo que les “lancen”, harán cualquier favor y tratarán de hacer hasta lo imposible para complacer a su cliente. Ellos se sienten un tanto avergonzados cuando se usa la palabra “ventas”.

Para el Labrador, el servicio al cliente lo es todo. El piensa que mientras más cosas le pueda ofrecer a su prospecto, este lo apreciará aún más y en ultima instancia hará la compra.

El Labrador realiza sus ventas basado en un extraordinario servicio y siempre hace su mejor esfuerzo para favorecer a sus clientes.

Un Labrador sabio suele ser exitoso por que sabe que al cuidar a sus clientes, prospectos y compañeros de trabajo, será recomendado ampliamente y esto seguirá atrayendo clientes. La clave es el servicio a largo plazo.

Una de sus debilidades es que le da vergüenza cerrar la venta. Ellos confían la ley de la reciprocidad que dice: “Si das, debes de recibir”, pero si no se atreven a “cerrar”, preguntar, pedir el contrato, el negocio, la oportunidad etc. Pueden perder la venta.

Si mal acostumbras a tus clientes regalándoles servicios o beneficios sin pedir nada a cambio no lo apreciarán y tu producto o servicio perderá valor, incluso te devalúas a ti mismo y una vez que lo haces es muy difícil cambiar la PERCEPCION del VALOR.